La respuesta popular a la condena a 'The Pirate Bay'

0 comentarios

Los administradores de The Pirate Bay fueron condenados el pasado 17 de abril sean sucedido muchísimas manifestaciones ciudadanas en lo que se considera una vulneración de los derechos civiles a favor del negocio de los lobbies 'culturales'.

Los internautas se han organizado para tomar represalias contra este atropello a la libertad cultural, así pues a los esperados apoyos de bloggers y internautas a TPB también se han sumado otros actos no tan normales teniendo en cuenta otras movilizaciones virtuales.

En el mundo real se celebró una manifestación en Estocolmo organizada por el Partido Pirata Sueco contra la decisión judicial. Miembros del partido pirata aseguran que a partir de ahora hasta las personas que publican enlaces de Youtube pueden ser encarceladas porque favorecen el acceso a material con copyright. La concentración logró aplegar a 1000 personas. Anteriores manifestaciones consiguieron unir 'solo' 600 personas, por lo que se observa un auge de los movimientos en pro de la libertad cultural.

Otros apuestan por la acción directa, es el caso de Partyvan, desde donde se esta organizando un ataque contra la página web de IFPI (una SGAE a nivel mundial) y fax de otros lobbies radicales proCopyright. El ataque se hará bajo la filosofía colaborativa: cualquiera podrá colaborar en el ataque siguiendo estas instrucciones. La operación se llevara a cabo mañana a primera hora [enlace al contador].

The pirate Bay es uno de los principales sitios de compartición de enlaces de descarga a través de bittorrent, y el principal símbolo de la rebelión contra la privatización de la cultura. Su sitio web ha sido saboteado en varias ocasiones por ISPs de diversos países, y extraños virus informáticos que llegaron a bloquear la web durante horas.

Ha sido acusado en ocasiones anteriores y llegó a ser registrado por la policia, pero en ningún caso han conseguido demostrar que son los responsables de subir y mantener en la red materiales con Copyright. La condena actual se debe a una decisión judicial que les acusa de ser 'cómplices', pese a que solo gestionan enlaces subidos por usuarios anónimos.