¿España esta preparada para la educación del futuro?

0 comentarios

Radiocable.com ha publicado la noticia de que el gobierno de España empezará el curso que viene a repartir ordenadores personales entre los niños de primaria. Se trada, según informa el mismo medio, de una medida que imita a OLPM (One Laptop per Child), en la que se dota de 1 ordenador a niños de países subdesarrollados para que puedan recibir una mejor educación.
¿Pero esta España preparada para este cambio?

El proyecto de dar un ordenador a cada niño es algo que considero muy útil y necesario ahora que se evidencia las carencias de nuestro sistema educativo, el exceso de peso por la cantidad de libros necesarios, y a la vez nos preocupa el cambio climático. La introducción de los ordenadores personales es en este caso una solución mágica para que los niños deban cargar con menos libros, se contamine menos, y a la vez se les estimule su curiosidad con ejercicios interactivos.

Pero donde me quiero centrar es en la aplicación de la ley y en la parte técnica, porque es bien sabido que España es uno de los países más atrasados en materia tecnológica. En las escuelas lo máximo que se enseña de informática es el manejo de programas de Microsoft, empresa que cuenta con muy buenas relaciones con el gobierno, y en muchas ocasiones los tutores que dan esas clases no estan debidamente qualificados.

Si tal y como informaba la noticia con la que iniciaba esta entrada, el gobierno ha estado en contacto con Microsoft y Intel en terreno de software y hardware, y con las editoriales, pero solo para que digitalizen los libros de papel actuales, mucho me temo que de nada va a servir la implementación de los ordenadores dentro de nuestro sistema educativo.

La educación debería ser independiente de cualquier empresa, este requisito no se cumple con las negociaciones con Microsoft, porque de bien seguro que implicará el reparto de equipos con software de esa empresa, creando así la dependencia a los programas que comercializan porque solo conocen el funcionamiento de sus aplicaciones. Una educación pública debería también establecer conversaciones con otros desarrolladores de software para que también puedan unirse a este proyecto y los chavales salgan preparados y sepan usar también las aplicaciones informáticas de las demás compañías.

En matería de hardware, Intel es una empresa con mucha experiencia en el sector y sus productos suelen tener un rendimento superior al de la competencia. Pero eso también se traduce en un precio más elevado que deberá desembolsar el estado por ser de marca. Además actualmente en muchas escuelas se estan usando carísimos equipos de última generación solo para que los estudiantes navegen para leer el correo electrónico y escribir documentos de texto (de Microsoft Word, por supuesto). Por eso creo que tiene que plantearse el uso de hardware de otras empresas que ofrecen productos con menor rendimiento, pero a cambio tienen un precio muchísimo más económico. Y si lo que buscan son ordenadores para trabajar, no hace falta un equipo de última generación.

Por último me toca tocar el tema de los libros electrónicos. Se dice que las editoriales colaborarán digitalizando sus libros. Para empezar, los libros ya estan digitalizados, porque las imprentas actuales solo trabajan en este formato, así que no debe suponer ningún problema. El inconveniente que le veo es que no basta con mostrar el libro en una pantalla, deberían crease materiales desde cero que aprovechen todas las posibilidades que ofrecen los ordenadores. Pero en este punto comprendo que quizás el año que viene se busca probar el sistema y por eso las editoriales son reácias a crear nuevos contenidos que pueden no ser rentables. En todo caso debería tenerse en cuenta y hacerse lo más rápido posible.

Es por eso por lo que creo que, tal y como estan las cosas actualmente, España no esta preparada para una educación de este tipo. Se necesitan profesores qualificados, equipos adaptados a las necesidades de los estudiantes y con software de varios proveedores, y material didáctico adaptado a los nuevos medios interactivos. Mucho me temo que los políticos de una generación que no comprende la revolución de la informática, todavía no llegan a entender la importancia de esto.