Análisis: TomTom One XL Europe

0 comentarios

Tomtom One XL Europe es uno de los navegadores GPS que comercializa la conocida marca Tomtom. Hemos tenido la suerte de tener uno de estos en nuestras manos para analizarlo.

A simple vista

Tomtom One XL se diferencia del resto de modelos en que tienen una pantalla táctil panorámica de 4,3 pulgadas que facilita la visión y la lectura de los textos de pantalla. Además tiene 1GB de memoria interna, y dispone de Bluetooth para descargar datos a través del teléfono móvil.

En la caja se incluye un soporte y cargador para coche, manuales de puesta en marcha, un cable USB, un cupón para descargar gratis los mapas actualizados, y un CDROM con el manual completo y el software.
Hay que destacar que el embalaje está diseñado de forma que la caja y los plásticos que envuelven el navegador GPS pueden volver a usarse para guardarlo bien protegido.

Puesta en funcionamiento

El Tomtom One XL viene de fábrica con el software, los mapas, y la batería instalados y cargados. Solo hay que sacarlo de la caja y encenderlo.
La primera vez se abrirá un asistente de configuración desde el que, entre otras cosas, se puede establecer el idioma, introducir la dirección de casa, y configurar otros parámetros secundarios, como las unidades de medida, y el estilo del mapa. En unos pocos minutos el aparato está listo para ser usado.

Pero presenta un inconveniente; y es que en su primer encendido pasan más de 10 minutos hasta que empieza a recibir correctamente la señal de localización. Es normal, a partir de entonces se encenderá en unos pocos segundos.

Pruebas

Los Tomtom se caracterizan por ser muy intuitivos y fáciles de usar, y este no es una excepción. Tiene un menú principal al que se accede tocando la pantalla, con unos iconos y textos grandes. Por defecto viene configurado para trazar la ruta más rápida, pero se puede configurar para evitar autopistas, buscar la más corta, o crear rutas peatonales o de bicicleta. Tiene otras opciones como la posibilidad de programar rutas o ir a un punto de interés cercano, pero nos hemos limitado a las más usadas.

Se han testeado las rutas simples de un punto al otro. Para seleccionar el destino tan solo deberemos tocar la pantalla, elegir “Ir a”, y escribir la dirección. Después el Tomtom one XL mostrará un resumen con el mapa de la ruta, distancia, y tiempo estimado, aceptamos y el navegador empezará a guiarnos.

Durante el trayecto el navegador dicta las órdenes en voz alta. Las voces se pueden configurar y el volumen se adapta a la velocidad del coche. Cada vez que detecta que nos aproximamos a un radar (solo los fijos) emite un pitido. Lo mismo pasa si excedemos de la velocidad permitida.
Durante el trayecto la pantalla muestra datos variados: un mapa con la posición, distancia hasta la siguiente instrucción, y calidad de la señal GPS, entro otros. Aunque se recomienda no estar muy pendiente de lo que muestra por motivos de seguridad.

Una vez en casa Tomtom One XL se puede conectar al ordenador. El software incluido en el Cdrom sirve para actualizar el software del dispositivo y descarga la posición de los satélites de los 7 días siguientes (mejora la precisión y velocidad de arranque). Estos servicios son gratuitos. Solo hay que pagar por las actualizaciones de mapas (la primera es gratuita), y servicios extra, como tráfico y nuevas voces.

Conclusión

Aunque carece de funciones populares; como la reproducción de MP3, el bluetooth incorporado no sirve como manos libres, y no dispone de un motor TTS para que lea los nombres de las calles. Nobstante Tomtom One XL es un navegador ideal para quieres busquen simplicidad y efectividad, renunciando a extras avanzados.

Tags: