¿Nos están vigilando? La tecnología RFID vs. privacidad

0 comentarios

Los nuevos sistemas de autentificación mediante chips inalámbricos RFID han vuelto a abrir el debate sobre el uso que se está haciendo de esta nueva tecnología. Estos chips son muy pequeños y caben en cualquier sitio, es precisamente esto lo que los hace peligrosos porque pueden ser introducidos en los objetos de nuestra vida cotidiana y permitir que cualquier persona pueda saber en todo momento donde estamos.

La nueva tecnología de chips RFID consiste en el uso de microchips que caben en lugares impensables y que se activan al acercarse a unos centímetros de un aparato lector. Estos chips tienen una memoria muy pequeña, pero que es suficiente como para guardar datos simples como nuestro DNI y nombre o un código identificativo privado.

Las grandes empresas se están interesando por este sistema porque con él pueden facilitar algunas tareas como por ejemplo el cobro de productos en las tiendas o usarlos para permitir la entrada de algunos trabajadores suyos a zonas donde se encuentren documentos confidenciales de la compañía.

Pero este mecanismo se vuelve muy peligroso cuando, por ejemplo, se esconden los chips en objetos de uso cotidiano y se usa para saber la situación exacta de una persona. Y lo digo porque ya ha pasado esto en el metro en Rheinberg (Alemania) (mira las fotos en la parte superior del post y compáralas con la que hay aquí abajo), donde se instalaban dispositivos RFID en todas las tarjetas que se vendían y se usaba su información para espiar a los usuarios y saber la localización exacta de una persona dentro de la red de metro.

¿Que se esconde dentro de esta tarjeta inocente?...

Algunas empresas también lo están usando para vigilar las áreas donde se guardan documentos importantes, ofrecían a sus trabajadores la posibilidad de implantarse un chip bajo la piel que, al acercarse a una puerta con seguridad, esta leía su código y les permitía el acceso. Pero estoy seguro de que los 4 o 5 trabajadores que se lo implantaron han cambiado de opinión al enterarse de que habían logrado adivinar como hacer un duplicado del código secreto que contiene ese chip y sabían como burlar la seguridad del sistema.

Lo único que pueden hacer estos chips es enviar la información que tienen guardada a una maquina lectora, esto no ayuda a la seguridad sino que facilita a los hackers el robo de identidades porque si supuestamente en el futuro nos obligan a usar estas tarjetas en el metro o para pagar como si fuese una tarjeta de crédito, un hacker que solamente paseándose por la calle con un lector adecuado podría recopilar todas nuestras claves y usarlas no solamente para entrar en el metro, también podría cargar compras a nuestra cuenta bancaria.

Esta tecnología es muy peligrosa para todos, hay que evitar que iniciativas como la que ha puesto en marcha el metro de Madrid (ahora ofrece unos billetes de abono especiales que tiene un chip de este tipo que supuestamente solo se lee al pasar taquillas) pongan en peligro nuestra intimidad. Pero como en el campo de la tecnología en España solo se interesan en introducir nuevos sistemas de espionaje de las personas, creo que lamentablemente esta iniciativa podría llegar a otras ciudades del estado y podríamos hablar de un espionaje masivo de gente (si es que no lo están usando ya), que iría en contra de las leyes y libertades que tenemos.