Software: Dan más importancia la publicidad que a la innovación

0 comentarios

Cada vez que vamos a la tienda y compramos algún tipo de software (sobretodo videojuegos), nos encontramos con que algunos tienen en sus cajas logos sobre para que esta 'diseñado'. Aunque se nos presentan como sugerencias de uso, la verdad es que los fabricantes de hardware y software intentan crear necesidad artificial de consumo de sus productos pagando a los creadores de aplicaciones para que sus creaciones solo funcionen bien con un determinado modelo de por ejemplo, una tarjeta gráfica, y simulen mal funcionamiento en ordenadores de un modelo antiguo o de otra marca.

En la informática, han quedado como recuerdos del pasado los tiempos en que las compañías luchaban por crear un procesador mejor y más rápido que el de sus rivales (ejemplo: AMD en sus inicios) y introducir mejoras únicas que aumentasen el rendimiento y estabilidad de sus productos. Ahora hemos llegado a la fase en que la creación de nuevos componentes electrónicos se ha ido estancado y las empresas han encontrado otras fórmulas para hacernos creer lo contrarío.

El primer paso, fue vender el mismo producto con diferentes nombres y precios, lo explicaré con ejemplos para que se entienda mejor, hay unas tarjetas gráficas de las marca ATI modelo Radeon 9500 que en realidad son las mismas que el modelo 9700, la única diferencia está en los drivers que se encargan de 'capar' al primer modelo para que no funcione al 100% de su capacidad (por suerte, ahora se pueden crackear). Otro ejemplo son los procesadores AMD Athlon XP son los mismos que Athlon MP y Sempron, la única diferencia esta en unos cortes por láser que, si se reparan con un lápiz (sí, has leído bien, un lápiz), podremos conseguir tener un modelo diferente o incluso podemos aumentar la velocidad del procesador sin que este pierda estabilidad y, por supuesto, pagando muchísimo menos dinero.

Hace poco me compré un videojuego patrocinado por ATI, Microsoft y Creative, con las dos primeras marcas no tuve problema, porque tengo lo que me pedían para funcionar 'optimizadamente', lo curioso es que tengo una tarjeta de sonido Creative, y aún así, el juego me obligaba a usar un procesador de sonido por software (solamente por fastidiar porque absolutamente TODAS las que se venden ahora ya incorporan aceleración completa por hardware) o a comprarme una tarjeta de sonido de 120€ de dudosa calidad. Aún todo esto, el precio del juego era de 45€, demasiado alto teniendo en cuenta este recorte injustificado de funciones.

Mi opinión es que tienen que decidirse entre bajar el precio de los videojuegos o dejar los patrocinadores para el fútbol, lo que no pueden hacer es continuar con las dos cosas porque, al menos yo, me niego a comprar juegos legales si sé desde el principio que se ha dado más importancia a boicotear el funcionamiento de componentes electrónicos de la competencia y no tanta al hecho de que tienen que ser entretenidos y impresionar al jugador.