CoPeerRight llega a España para acabar con la transmisión de cultura a través de Internet

0 comentarios

La nueva empresa CoPeerRight acaba de aparecer en España. Su objetivo: llenar las redes P2P de archivos basura, espiar a los usuarios y hacer creer que están ejerciendo una actividad ilegal

Por si no teníamos suficiente con la SGAE, ha aparecido una nueva empresa en Internet que intenta destruir las redes P2P llenándolas de archivos falsos y enviando SPAM a todos sus usuarios

Las redes P2P son usadas por programas como Emule, Kazaa, Shareaza… y permiten a los usuarios de Internet acceder a: contenidos descatalogados como libros antiguos, música, películas, etc. La intención de esta nueva compañía es intentar acabar con esta transmisión de cultura y hacer que solamente personas de las clases altas y ricas de la sociedad puedan permitirse acceder a los contenidos que he dicho antes.

¿Como lo hará?, de una forma ilegal engañando y amenazando a los usuarios españoles. Se enviarán mensajes de SPAM a todos los usuarios de este tipo de redes con mensajes con amenazas de penas de cárcel y se llenarán las redes de archivos que, al ser descargados, instalarán un espía en el ordenador y mostrarán mensajes en contra del intercambio de archivos.

Mi opinión

En resumen… SPAM, engaños y espionaje es legal si tienes pasta. Las leyes de España permiten hacer copias de archivos de cualquier tipo (incluso con copyright) siempre que esas copias no se vendan en la calle, por lo tanto, ellos cometen 3 delitos en contra nosotros, que no cometemos ninguno y lo peor es que la gente se cree que esos mensajes son verdaderos. Encuestas en paginas Web como nosoypirata.com mostraban (antes de ser hackeadas por estas empresas) que las encuestas realizadas a usuarios de Internet decían que el 80% de los internautas NO está cometiendo actos ilegales cuando usa las redes P2P.

Mi recomendación es que, antes de comprar algún disco de música o película, la busquemos en Internet y si podemos descargarla, hacerlo. Así conseguiremos plantar cara a estas empresas que intentan prohibir todo el acceso a la cultura para la gente sin recursos (económicos o simplemente que quiere algo que no se ha dejado de vender) y demostrarles que no vamos a volver a la edad media, en la que 4 personas tenían el acceso a la cultura y el saber.

Fuente: El país