El 0'8% de las identificaciones por huellas dactiliares son incorrectas

0 comentarios

Mientras que muchos cient�ficos forenses han aseverado durante largo tiempo que las pruebas basadas en el estudio de huellas dactilares son infalibles, el error ampliamente difundido por la prensa que hizo permanecer en prisi�n a un ciudadano inocente como sospechoso de participar en el atentado con bombas en trenes de Madrid en 2004 alert� sobre los potenciales defectos del sistema.

Ahora, el profesor de criminolog�a Simon Cole de la Universidad de California en Irvine ha demostrado que no s�lo estos errores ocurren, sino que su n�mero es elevad�simo. En el caso de Estados Unidos, por ejemplo, cree que podr�an producirse varios miles de esas incorrectas "concordancias" de huellas dactilares cada a�o. Todo esto, a pesar del uso de m�todos preventivos para impedir estas equivocaciones.

Cole resalta que las pruebas de pericia llevadas a cabo desde 1983 mostraron un error agregado del 0,8 por ciento. Aunque este porcentaje pueda parecer peque�o, multiplicado por el gran n�mero de casos que los laboratorios criminalistas de los Estados Unidos procesaron en 2002, hace sospechar que s�lo en ese a�o ya podr�a haber hasta 1.900 falsas identificaciones dactilares.


Para leer el art�culo original pulsa en 'Leer mas'.



Mientras que muchos cient�ficos forenses han aseverado durante largo tiempo que las pruebas basadas en el estudio de huellas dactilares son infalibles, el error ampliamente difundido por la prensa que hizo permanecer en prisi�n a un ciudadano inocente como sospechoso de participar en el atentado con bombas en trenes de Madrid en 2004 alert� sobre los potenciales defectos del sistema.

Ahora, el profesor de criminolog�a Simon Cole de la Universidad de California en Irvine ha demostrado que no s�lo estos errores ocurren, sino que su n�mero es elevad�simo. En el caso de Estados Unidos, por ejemplo, cree que podr�an producirse varios miles de esas incorrectas "concordancias" de huellas dactilares cada a�o. Todo esto, a pesar del uso de m�todos preventivos para impedir estas equivocaciones.

El estudio de Cole es el primero en analizar todos los desaciertos p�blicamente conocidos en cuanto a falsos positivos de este m�todo. Al analizar estos casos, que se remontan hasta 1920, Cole sugiere que los 22 incidentes p�blicamente expuestos, incluyendo 8 desde 1999, son apenas la punta del iceberg. A pesar de estos flagrantes casos de fallo, los especialistas en esta t�cnica han sostenido que la identificaci�n mediante huellas dactilares es "infalible", y testificaron en juicios que la tasa de error para la concordancia es de cero.

"En lugar de insistir torpemente en que es un an�lisis sin margen de error, deber�amos reconocer las obvias carencias de forma abierta, y encontrar maneras constructivas de impedir que estos fallos en las evidencias provoquen que se condene a gente inocente", declara Cole.

Los datos recopilados por Cole representan una peque�a porci�n de los errores que se producen al comparar huellas dactilares, debido a que s�lo incluyen aquellos casos p�blicamente expuestos de concordancias err�neas. La mayor�a de los casos discutidos en este estudio fueron descubiertos s�lo por circunstancias extremadamente azarosas, tales como un an�lisis de ADN posterior a la condena, la intervenci�n de la polic�a de otros pa�ses, e incluso un fatal accidente en un laboratorio que llev� a la reevaluaci�n de la evidencia.

Un caso altamente difundido por los medios de comunicaci�n es el de Brandon Mayfield, un abogado de Portland que permaneci� arrestado durante dos semanas como sospechoso del ataque con mochilas-bomba contra trenes en Madrid el 11 de Marzo de 2004. Los investigadores del FBI asociaron las huellas tomadas en el lugar de los hechos con las de Mayfield, y un examinador independiente verific� esta correspondencia. Sin embargo, los especialistas de la Polic�a Nacional espa�ola insistieron en que las marcas no se correspond�an con las de Mayfield, e identificaron a otro hombre quien para ellos s� era la persona buscada. El FBI reconoci� su error y Mayfield fue liberado.

Las sentencias err�neas basadas en falsas pruebas se supone que son evitadas mediante cuatro mecanismos: que las identificaciones sean "verificadas" por examinadores adicionales; asegurarse de que los examinadores sean competentes; requerir un alto n�mero de puntos de coincidencia antes de declarar que una huella dactilar concuerda; y tener t�cnicos independientes que examinen las huellas a instancia de la defensa del acusado. En los casos estudiados por Cole, todas estas salvaguardas fallaron.

Cole resalta que las pruebas de pericia llevadas a cabo desde 1983 mostraron un error agregado del 0,8 por ciento. Aunque este porcentaje pueda parecer peque�o, multiplicado por el gran n�mero de casos que los laboratorios criminalistas de los Estados Unidos procesaron en 2002, hace sospechar que s�lo en ese a�o ya podr�a haber hasta 1.900 falsas identificaciones dactilares.

NOTICIAS NC&T FREE
Tags: